lunes, 9 de diciembre de 2013

Nelsón Mandela



El legado de Nelson Mandela perdura a través de sus palabras. Símbolo internacional y personaje muy querido más allá de las fronteras sudafricanas, su filosofía de vida, sus anhelos, sus miedos y sus alegrías permanecerán en la memoria colectiva más allá de su muerte. Pocos olvidan su lucha incansable contra el racismo, sus 250 premios internacionales -entre ellos el Nobel de la Paz- y su discurso siempre acertado. Pese a que durante casi tres décadas citar su nombre era sinónimo de cárcel, nada mejor que sus frases para recordar a un hombre inolvidable.
 “La mayor gloria no es caer, sino levantarse siempre”.
“La educación es el arma más poderosa que puedes usar para cambiar el mundo”.
 “No puede haber una revelación más intensa del alma de una sociedad que la forma en que se trata a sus niños”.
 “Me gustan los amigos que tienen pensamientos independientes porque suelen hacerte ver los problemas desde todos los ángulos”
 “Si quieres hacer las paces con tu enemigo, tienes que trabajar con tu enemigo. Entonces él se vuelve tu compañero”. 
"Soy el amo de mi destino, soy el capitán de mi alma"
"Si quieres hacer la paz con tu enemigo tienes que trabajar con él. Entonces se convierte en tu compañero"
" Una buena cabeza y un buen corazón son una combinación formidable"